Nuevamente: Puentes, Discusión Necesaria

Hace un par de semana publique un artículo, Puentes, Discusión Necesaria, (https://ismaelperezvigil.wordpress.com/2017/04/29/puentes-discusion-necesaria/ ) sobre el cual, aun con los tensos momentos que vivimos, recibí más apoyos que críticas, sobre algunas de las cuales haré comentarios, no sin antes agradecerles que lo hayan leído y se tomaran la molestia de hacer las críticas. Entro directamente a referirme a algunas de estas críticas y comentarios, las más importantes, pues no hay espacio para todas.

Comienzo resumiendo cual es el corazón de mi artículo, su finalidad, la idea central sobre la que creo necesario hacer una reflexión: Es necesario –como ha ocurrido en muchos países de férreas dictaduras, tan férreas o más que esta– llegar a acuerdos con quienes se pretende desalojar del poder para que en efecto lo hagan y así evitar más derramamientos de sangre y víctimas fatales. Este es el planteamiento central.

Quienes creemos que la salida debe ser a través de elecciones libres, de un proceso electoral, sostenemos que esa –la electoral– es la vía a la que tarde o temprano se va a llegar. Así ha ocurrido en todos los países del mundo, incluso en aquellos en que las salidas se han producido por vía de fuerza e insurrección popular violenta. Se llegó más tarde a la vía electoral, de una forma probablemente más dolorosa, pero se llegó. Simplemente, queremos que la salida constitucional electoral –que es una de las vías– se adopte cuanto antes, que esa sea la que se considere como primera opción y así evitar más situaciones cruentas.

Algunos de los que criticaron mi artículo hablan de que es “constitucional” pedir una “posición” de las FANB, en el sentido de que se pronuncie porque el Gobierno, sobre todo el Presidente, “abandonen” el cargo y de no hacerlo, “desalojarlo” del mismo y no consideran que eso sea un golpe de estado; yo tengo mis dudas.

Yo me conformo con que las FANB entren en razón y estén dispuestas a mantenerse neutrales, a abandonar el poder y convencer al resto del Gobierno que hagan lo mismo; pero – y disculpen las ironías–, ¿A cambio de qué? ¿De que acepten que ellos son los “malos” y nosotros los “buenos” y por lo tanto deben irse y dejarnos el poder a nosotros? ¿Es que podemos suponer que van a decir algo como: Uds. ganan, hay que hacer elecciones y como las vamos a perder, Uds. van a formar gobierno y nosotros vamos a ir todos presos, muy bien, adelante, vamos a hacerlo así? ¿Es razonable pensar en esta “respuesta” de alguien que hoy tiene el poder, que lo ha ejercido sin escrúpulos ni límites por 18 años, que tiene el control de las armas y la violencia y puede defender ese poder a sangre y fuego? Ironías aparte, dudo que las cosas operen de esa manera; por eso creo que la presión nacional e internacional debe llevar al Gobierno venezolano, como un todo, y sobre todo a los que ocupan ciertos cargos, que no han cometido delitos o que pueden tener futuro político, a convencerse de que es mejor para todos, incluidos ellos, que abandonen el poder al menor costo posible, que esa es su mejor opción. ¿Es irracional pensar esto?, yo creo que no.

¿Qué pasa entonces, me dicen algunos, con la justicia, con los desmanes, los crímenes cometidos, la corrupción, confiscaciones, delitos contra la propiedad, etc.? Sostuve claramente en mi artículo, que los delitos contra los derechos humanos no deben olvidarse y siempre es posible obtener justicia en el futuro –como ha ocurrido en muchos países– pues esos delitos no prescriben, pero de lo que se trata ahora es de encontrar una salida para que el actual régimen cese y deje el poder y no se hundan todos sus seguidores con él, como si se tratara del Titanic.

En mi propuesta no me refiero al trato y tolerancia que debe mantenerse con quienes rompen con el Gobierno actual, deslindándose y fijando posición con críticas y señalamientos públicos. Siempre es posible rectificar. Pero no es a ellos a quien me refiero. En el artículo me refiero a la necesidad, de tender puentes hacia los altos funcionarios del actual Gobierno, e incluso ceder en algunas posiciones para extenderles algún tipo de salvoconducto, inmunidad o tolerancia por acciones cometidas, a condición de que abandonen el poder.

Reitero, insisto, de lo que se trata ahora es de encontrar una salida, hoy, en este momento, que nos evite más penurias y violencia a los que vivimos en el país, pues no digo algo que sea secreto o que no sea verdad y es que quienes nos mal gobiernan en este momento tienen aun el control de la fuerza y de las armas –las oficiales, las de los malandros y las de los paramilitares– y nosotros lo que tenemos es nuestra capacidad de movilización de ciudadanos desarmados en rebeldía pacífica, con determinación y coraje. ¿Vamos a ir como ciudadanos desarmados, a una situación de enfrentamiento directo en la que tenemos muchísimo que perder, o estamos dispuestos a ceder en algunos puntos, con la condición de que los actuales gobernantes se vayan? Esa es la discusión planteada, sin romanticismos ni moralismos que no conducirán a nada.

Sí como cuenta la “leyenda urbana”, en el año 2002 se hubiera permitido que Hugo Chávez Frías tomara aquel avión que pidió para irse a Cuba después de presentar su renuncia, en vez de llevarlo preso para La Orchila, a lo mejor estaríamos contando otra historia. Eso nunca lo sabremos. Pero ya dije que a lo mejor se trata solo de una leyenda urbana; lo que sí sabemos es que sea esa una “leyenda” o algo cierto, fue un error y no volveremos a cometer el mismo error con los gobernantes actuales.

Hay un último punto que quiero considerar y es que el ciudadano es siempre el que más sufre y paga, sobre todo los más humildes, los más desposeídos, los que tienen menos recursos para soportar la carestía de la vida, la escasez de alimentos y medicinas, la escalada de la violencia urbana y del hampa, no los dictadores que se mantienen a sangre y fuego y que al llegar el final muchas veces se libran.

Por eso mi propuesta es clara y directa, tenemos que estar en la disposición de negociar –sí, así se llama eso, negociar–, darles un salvoconducto e inmunidad, a los funcionarios del Gobierno, lo antes posible para que se vayan a donde lo deseen o puedan, para que dejen el poder y evitar así más tragedia, dolor, derramamiento de sangre y sufrimientos a los venezolanos.

@Ismael_Perez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s