Transición a la Democracia

La transición a la democracia ya ha empezado en Venezuela. Es la conclusión que podríamos extraer de una entrevista de Hugo Prieto a Abraham Lowenthal, profesor de la Universidad del Sur de California que recomiendo leer en Pro Davinci y que me permito resumir y comentar libremente. Se puede buscar en el siguiente vínculo: http://prodavinci.com/2016/10/09/actualidad/abraham-lowenthal-la-transicion-implica-aceptar-cambios-y-sacrificios-por-hugo-prieto/

En efecto, como dice el mencionado profesor, muchas veces las transiciones comienzan mucho antes de que tomemos conciencia de ello. Ese sería nuestro caso. Tras 17 años de desgobierno y experimento fallido del socialismo del siglo XXI (SSXXI) o de revolución –como a ellos les gusta denominar a este oprobioso periodo– la muerte de Hugo Chávez y la cerrada votación en las elecciones presidenciales que escogieron a su sucesor, marca a mi modo de ver el inicio de la transición de regreso a la democracia en Venezuela.

Allí, claramente, se comenzó a hablar de la posibilidad de tener un Gobierno distinto al régimen que hoy tenemos y eso se confirmó en las elecciones parlamentarias del 6D, cuyos resultados han sido desconocidos por el Gobierno de Nicolás Maduro y por el Tribunal Supremo de Justicia, sin mencionar los otros dos poderes, el Electoral y el llamado Poder Moral, que de alguna forma han secundado ese desconocimiento con acciones u omisiones.

Pero la historia, como el agua, abre su curso y no se detiene. Por entre los intersticios de un poder férreo, como el que nos domina, se cuelan aires y soplos de cambio. En el propio PSUV ya se habla sin tapujos de sucesiones presidenciales y se ha destapado la olla de la competencia interna; pero además, los voceros más recalcitrantes del chavismo se desviven para tratar de desconocer una realidad que se les impone, el Referendo Revocatorio (RR).

Se realice o no el RR en 2016 ó 2017, ya es una realidad política que se impuso y que colma, sin duda, la agenda política de discusión. El hambre de una parte de la población, la búsqueda de comida entre la basura; la muerte por falta de medicinas, por inseguridad o por linchamientos en barrios y cárceles, donde se está llegando a una peligrosa anomia de tomar justicia por la propia mano; servicios públicos ineficientes e insuficientes; la parálisis progresiva de la industria del país, el cierre de empresas, el desempleo disfrazado de informalidad, bachaquerismo o buhonerismo; la perdida en caída libre del poder adquisitivo; no son más que razones y acompañantes en la discusión del tema principal: el país quiere y requiere una transición política. Toca entonces hablar de ella, organizarla.

Sera necesario conciliar intereses, dentro de la coalición demócrata y con el resto del país, incluido por supuesto los partidarios del actual régimen. Para ello será preciso ponerse de acuerdo en temas espinosos como el de la justicia y por supuesto, la impunidad.

No será una tarea fácil, pues no cabe duda que en estos 17 años muchos son los actos de corrupción que se han denunciado, que constituyen delitos que ni siquiera se han investigado; mucho menos hay culpables e incluso algunos que a todas luces lo son, disfrutan en Venezuela y en el exterior de sus fortunas mal habidas o de dudosa procedencia.

Muchos son también los que han perdido patrimonios, empresas, industrias, fincas, tierras, bien porque se las quitaron, bajo la fórmula de expropiaciones fuera de los parámetros legales y constitucionales, para pasar a manos del estado o de “colectivos” que las han llevado a la destrucción, o bien se han perdido o ido a la ruina por malas políticas y decisiones económicas de parte del Gobierno.

Ni que decir de aquellos que han perdido la vida, en eventos políticos o a manos del hampa común, sin culpables ni castigos. Los que han ido a parar a la cárcel por sus ideas o por oponerse al régimen, sin juicios justos, sin poder defenderse, sin que los dejaran presentar sus casos y sus pruebas, o los que languidecen en prisión por meses y años, sin acusación o esperando un juicio. Los que se han tenido que ir al exterior, perseguidos o bien por necesidad material o espiritual, en búsqueda de una vida mejor y más tranquila.

Son muchos los agraviados por el SSXXI que buscarán que se haga justicia y castigo para los culpables de sus males, porque hay determinados delitos que no pueden ser pasados por alto, pero como bien dice Ernesto Zedillo, ex presidente mexicano, citado por Lowenthal: “…vamos a impedir la venganza y vamos a establecer el imperio de la ley. Vamos a establecer mecanismos de justicia (transicional) para aquellos involucrados en determinados delitos. Vamos a pensar más en el futuro que en el pasado”. Esa debe ser nuestra aspiración: Sin transitar por la impunidad para ciertos delitos, pero tampoco transitar por la venganza.

Posición de fuerza y tolerancia son dos temas claves para el proceso de transición. Hoy las fuerzas democráticas tenemos una posición de fuerza electoral, pero el régimen, como su nombre bien indica, es un régimen que controla todas las instituciones y cuatro de los cinco poderes, todas las policías y la FANB, tiene el poder de fuego, la fuerza física y los recursos del estado, económicos y de todo tipo, que aún son cuantiosos, para imponer sus criterios.

El Gobierno pierde todo con el RR16 y las elecciones regionales. Ese es un punto que no podemos obviar. Si además piensan que la pérdida del poder puede poner en peligro las propias vidas o la libertad, ¿Por qué habrían de cederlo?

Como bien dice Lowenthal, para continuar el proceso de transición a la democracia “… hay que tener la posición de fuerza y hacer los compromisos necesarios… implica tener una visión de largo plazo, una visión estratégica” (subrayado mío) Debemos demostrar y tener la fuerza que nos haga creíbles para lograr el objetivo. La justicia sin venganza, la tolerancia sin impunidad, serán algunos de los temas más espinosos en el proceso de transición.

@Ismael_Perez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s