La Otra Toma de Caracas

La Toma de Caracas fue multitudinariamente contundente. No hubo sorpresas. Basta con un video para comprobarlo:

https://www.youtube.com/watch?v=zOH_9Fo3Mc4

Se confirmó lo que ya sabíamos por las elecciones del 6 de diciembre de 2016 y por todas las encuestas que se han hecho en el país desde hace más de un año: la oposición es mayoría, el Gobierno ha perdido la calle y ya no tiene ninguna capacidad espontánea de movilización.

Miles de personas vinieron desde el oeste de la ciudad, Municipio Libertador, supuesta “zona roja” –que ya sabemos que no es así y ayer se confirmó– desde la Av. O’Higgins, por toda la Av. Páez, con incorporados de la Cota 905, el final de la Av. Fuerzas Armadas, Av. Victoria, Plaza de San Pedro y calles de Los Chaguaramos, Principal de Bello Monte, para unirse allí a la concentración de la Av. Rio de Janeiro a la altura de las Mercedes y concluir frente al C.C. Lido. Lo propio hicimos los habitantes de El Cafetal, como hormigas por el Boulevard, bajando de las Urbanizaciones y saliendo de los edificios, hasta concentrarnos en Caurimare, subir por esa Avenida y llegar a la Av. Rio de Janeiro, hasta Chuao, para luego seguir ruta a engrosar las concentraciones de Las Mercedes y de la Francisco de Miranda. Miles de personas vinieron del Suroeste, para concentrarse en Santa Fe y seguir por la Autopista del Este y calles paralelas, a sumarse a las impresionantes multitudes de las avenidas Rio de Janeiro, Las Mercedes y la Francisco de Miranda.

¿Cómo es que el Gobierno pretende negar esto y decir –que ya es mucho, de todas maneras– que no fueron más de 35 mil personas? Pues, como siempre lo han hecho, con miedo, caradura y cinismo.

La concentración oficialista en la Av. Bolívar daba lástima, aunque pretendieron disfrazarla entregando a la prensa y difundiendo por tuiter una fotografía de un acto del 2012 con el entonces Presidente Chávez Frías; pero más lastima dio la intervención de Nicolás Maduro en dicho evento. Desencajado, con cara larga, furioso y amenazante, insultando y sacándole la madre, en plena transmisión televisiva, al Presidente de la Asamblea Nacional (Por cierto, ¿CONATEL no tiene nada que decir acerca de este delito? No, ya sabemos que no, pero no podíamos dejar de mencionarlo).

El Gobierno y sus seguidores hicieron todo lo posible para impedir que ocurriera el evento del 1S. El Gobierno puso alcabalas por todo el país, tratando de impedir la llegada a Caracas de los opositores, como si no fuera suficiente con sus propios habitantes para desbordar todas las concentraciones opositoras de la capital, como ocurrió. Amedrentó, amenazó, metió presos a dirigentes opositores, sin motivo, sembrando pruebas, creando delitos donde no los había. Allanó residencias de dirigentes opositores. Amenazaron y atacaron sedes de medios de comunicación. Expulsaron periodistas internacionales que venían a cubrir los acontecimientos y se impidió la llegada de otros. Deportaron diputados de países amigos. Acecharon con sus malandros motorizados, que en Maracay, por ejemplo, hicieron desastres, asaltando y saqueando; en fin, el régimen desplegó toda la suerte de acciones usuales para tapar el sol con un dedo: que ha perdido la calle, que no tiene capacidad de movilización y que hay en el país un deseo multitudinario de revocar el mandato de Nicolás Maduro y acabar con este régimen de oprobio.

Quienes apostaron a la violencia, y la propugnaron, en ambos bandos, se quedaron con las ganas. Focos aislados oficialistas intentaron sabotear algunas actividades o el paso de los marchistas hacia la capital. En algunos sitios, como Maracay, cerca de La Victoria y otros puntos, desplegaron verdadera violencia contra los opositores, pero ni lograron detenerlos ni atemorizarlos. Lo que sí lograron fue, uno, radicalizar más a los opositores en su deseo de manifestar y dos, desprestigiar más al Gobierno, nacional e internacionalmente, por el abuso del poder y de la fuerza. Al final del día, en Caracas, vimos verdaderos excesos de brutalidad policial contra pequeños grupos de manifestantes, algo más radicales y exaltados, que pretendieron extender la protesta. Fueron hechos, aunque brutales y abusivos, aislados porque la mayoría de la oposición no cayó en la provocación del Gobierno.

Pero si hay algo que debe estar claro, tras la exitosísima jornada de ayer, es que el país aun no ha cambiado, que nadie espere milagros, pues el Gobierno continua controlando todos los poderes, incluido el electoral que es el que debe tomar la decisión de anunciar la fecha de recolección del 20% que posibilite la realización del revocatorio para este año, que es lo que todos exigimos y esperamos. Por lo tanto, no cabe duda que la pregunta ¿Qué hacer ahora?, está en el aire y es absolutamente pertinente.

Se impone ahora la “otra” toma de Caracas y del país. La MUD ya ha anunciado algunas acciones para los próximos días, para mantener y fortalecer la presión: entrega de documento en las todas las oficinas a nivel nacional del CNE, el próximo 7 de septiembre y una jornada nacional de movilización de 12 horas de duración en todas las capitales de estado, el 14 de septiembre, para responder a lo que el CNE anuncie el 13 de septiembre y llamar la atención de los gobiernos de los países reunidos en Venezuela en la cumbre de los Paises No Alineados, etc. Pero esa presión no es sostenible por la dirigencia política opositora sin el firme y decidido apoyo popular y el acompañamiento y movilización de los ciudadanos.

Llega la hora de pensar en que es lo que cada uno de nosotros puede hacer, con nuestros propios recursos y posibilidades. Además de participar en las actividades que se convoquen, cada uno de nosotros, de las ONG con actividad política del país, debemos emprender y hacer todo aquello que esté a nuestro alcance. En nuestros propios escenarios. Creando conciencia, sembrando inquietudes, discutiendo con nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo y de estudios. En el metro, en la buseta, en la cola del supermercado, la panadería o la farmacia, en nuestra junta de condominio, en el ascensor del edificio donde vivimos o trabajamos, con nuestros compañeros de trabajo o empleados, en donde desarrollemos nuestra actividad cotidiana, tratando de elevar el costo político del Gobierno por retrasar la decisión en torno al 20%, la fecha del revocatorio y la fecha de las elecciones de Gobernadores.

Las acciones colectivas son susceptibles de ser detenidas o entorpecidas por la fuerza pública, pero la acción individual, esa del ciudadano común, pero consciente, que cuestiona, discute o reparte pequeños volantes u hojas de papel con consignas, preguntas e inquietudes, es muy difícil de detener. Así como muchos tomaron la iniciativa de repartir volantes convocando y difundiendo a la marcha del 1S, es posible ahora repartir volantes, papeles, pidiendo la fecha para el 20%, el revocatorio y las elecciones de gobernadores. Y muchas otras iniciativas, que pueden ser asumidas de manera individual, en pareja o pequeños grupos, para lo que no se requiere mayor organización, autorización y ninguna convocatoria.

Se impone una verdadera cruzada de resistencia civil, pacífica, callada, inteligente que puede ser muy efectiva y eficiente frente a un gobierno envilecido, todopoderoso, pero atemorizado, fraccionado y en su etapa de declive final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s