Revocatorio y Regionales

Si lo que buscaba era sorprender con sus declaraciones en la rueda de prensa del CNE el pasado martes, la Rectora Tibisay Lucena no sorprendió a nadie, y lo que sí logró fue convocar  a los opositores a cerrar filas en torno a la estrategia constitucional, pacifica, electoral y democrática que representa hoy a más del 80% de los venezolanos.

Fue muy claro para todos que las rectoras del CNE, particularmente su presidenta, son piezas claves de la estrategia del régimen, que como ya sabemos, es impedir a toda costa la realización del Referendo Revocatorio (RR), al menos en 2016.

Ya no podemos estar tan seguros de que la estrategia sea impedirlo del todo, pues parece que algunos sectores del chavismo, que tienen peso específico, pudieran estar dispuestos a que el RR se realizara en 2017. Estos sectores verían con beneplácito desembarazarse de Nicolás Maduro, a quien responsabilizan de la debacle en que está sumido el chavismo, pero sin perder el poder del todo.

A lo que apuntaban las declaraciones de Tibisay Lucena era a justificar ante los ojos de la comunidad internacional por qué los “lapsos” no dan para que el revocatorio se pueda realizar en 2016, no olvidemos que la invitación de la rueda de prensa era para el cuerpo diplomático, que no atendió la convocatoria y seguramente tampoco los sorprendieron las declaraciones de la Rectora. En efecto, si la recolección del 20% de las firmas es a finales de octubre y después hay que esperar casi cuatro meses por procesos de verificación y convocatoria, que se desprende de lo dicho expresamente y lo no dicho por Tibisay Lucena, el RR no podrá realizarse antes del 10 de enero de 2017, que es la fecha tope para que se revoque a Maduro y sean convocadas nuevas elecciones.

No voy a entrar en la discusión acerca de los “tiempos” de la Rectora y lo que dicen las normas en cuanto a lapsos y si es posible adelantarlos y acortarlos o no para que las fechas cuadren con lo que la inmensa mayoría de los venezolanos aspiramos, que el RR sea en 2016, pues creo que este no es un problema técnico, de normas o de plazos, sino un problema político.

Frente al tema hay tres posiciones, como ya he descrito, los que queremos un RR en 2016 para revocar a todo el Gobierno y convocar a elecciones presidenciales; los que desean que se realice en 2017, para salir de Nicolás Maduro, pero mantener el chavismo en el poder hasta el 2019; y desde luego, los partidarios de Maduro que desean a toda costa y a cualquier precio que no haya RR de ninguna manera y en ninguna fecha. Los primeros, los opositores, tenemos rostro, al igual que los terceros (Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello y su cada vez mas escuálido grupo), no está tan claro el rostro de los que aspiran a servirse del RR para salir de Maduro, pero mantenerse ellos en el poder, pero sí está claro que tienen fuerza y peso especifico y la prueba está en la intervención de Tibisay Lucena.

Ahora bien, ¿está Tibisay Lucena consciente y jugando la enmarañada estrategia del chavismo, de la cual es una pieza clave?, ¿o simplemente el descaro y el cinismo no llegan al punto de anular de una vez por todas el RR y se ve precisada a guardar algunas apariencias y prolongar el “juego”? Ese no es un punto fácil de dilucidar.

Lo que sí es cierto es que las piezas se tienen que seguir moviendo en este complicado ajedrez que se juega en varias dimensiones, con varios tableros y varios oponentes.

Si en la oposición queremos un RR “eficaz”, vale decir que conduzca a un fin del régimen y la restauración plena de la democracia, mediante un proceso electoral y democrático que elija un nuevo gobierno, tenemos que seguir apostando a la movilización y presión popular e internacional, que es lo único a lo que este Gobierno teme y que día a día se le hace más difícil manejar, manipular y controlar.

Está claro que la “precipitada” convocatoria a una rueda de prensa –para el Cuerpo Diplomático– fue debido a que la actividad prevista para el 1 de septiembre por la oposición, la Toma de Caracas, puso en jaque al régimen, que hasta ahora solo ha reaccionado tratando de desmoralizar con las fechas de la recolección de firmas y la perspectiva de posponer el RR hasta el 2017 o indefinidamente. Pero pronto comenzará a desplegarse la segunda parte de la estrategia del régimen: la atemorización, la represión pura y simple, a lo cual debemos anticiparnos.

Por eso, la estrategia opositora debe poner más piezas sobre el tablero, no solo la movilización para presionar la pronta realización del RR, sino otras que están a la mano y a las que también teme el Gobierno; me refiero a las elecciones regionales o elecciones de Gobernadores.

Hasta el momento es un tema que casi ha pasado por debajo de la mesa, apenas algunos voceros de la oposición lo han mencionado, pero en el Gobierno guardan silencio desde hace varios meses y el CNE ni siquiera lo menciona. Nada dijo al respecto Tibisay Lucena el pasado martes, a pesar de que estamos a solo cuatro meses de que se venza el periodo constitucional de los actuales Gobernadores y para cuya posposición y olvido el CNE y sus Rectoras no tienen excusa porque su programación y cronograma deberían haber sido ya anunciados al país y así debemos exigirlo, la omisión de esto es negligencia e incumplimiento flagrante del CNE.

La elección de los gobernadores, que es un evento independiente del RR, es sin embargo un complemento necesario del mismo. El régimen sabe que perderá cualquier proceso de elecciones que se realice y las regionales significan perder el poder en todos o casi todos los estados, que es para el chavismo un desmantelamiento de su control político y económico, el deslave de la practica hegemónica y totalitaria de su poder. Nada logramos cambiando solo al Presidente de la Republica si mantenemos en los estados del país a unos reyezuelos locales que solo obedecen la actual ideología del oprobioso socialismo del Siglo XXI o a sus propios intereses; y paradójicamente, mucho lograríamos remplazando del poder regional, en más de 20 entidades, el control del chavismo, aun cuando no se lograra el ansiado RR, que no es el caso.

La presión que hay que mantener, por parte de la oposición, sobre la realización del RR debe complementarse como un todo y como parte de la misma estrategia con la presión para realizar las elecciones regionales en el plazo constitucional establecido.

Referendo y Regionales, son indispensables caras de una misma moneda.

@Ismael_Perez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s