La Reversión del Discurso

Hay algo que evidenciamos día a día en nuestro país por parte del gobierno y sus voceros.

La oposición democrática al régimen chavista-madurista, a través de la MUD inició un proceso para convocar el referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro, de acuerdo a los parámetros que establece la Constitución Nacional.

Después de esperar más de un mes por la planilla establecida por el CNE para recoger las firmas, la MUD recogió el día que fue entregada y durante varios días más de dos millones  y medio de firmas de venezolanos que autorizamos a esta organización para que, en nuestro nombre, solicite que se recojan por lo menos el 20% de las firmas de los inscritos en el CNE para revocar el mandato del actual Presidente de la República. Es decir, la acción ciudadana espontánea se tradujo en la consignación de más de dos millones y medio de las firmas requeridas.

Todo el país fue testigo del enorme y exitoso esfuerzo realizado por la oposición para recoger dichas firmas. Hemos sido también testigos de las múltiples trabas y retrasos que el CNE ha interpuesto al proceso. También hemos escuchado a voceros del Gobierno –el Presidente Maduro, Jorge Rodriguez y Diosdado Cabello, entre otros– proferir amenazas, intimidaciones e insultos a los firmantes o referirse con sarcasmo a las dificultades que afrontaba la oposición. Todos hemos sido también testigos de las múltiples demandas y amparos interpuestos por seguidores del Gobierno para impedir e intentar bloquear el referendo revocatorio. El país, todo, ha sido también testigo del pesar de la rectora principal del CNE anunciando que se habían validado el 1% de las firmas en los 24 estados del país.

Sorteando y venciendo abusos, trabas, amedrentamiento, amenazas que convirtieron la gesta ciudadana –acompañada del liderazgo opositor– en una épica libertaria, más de cuatrocientos mil venezolanos válidamente reafirmaron su voluntad para autorizar a la MUD para iniciar el proceso revocatorio; muchos más del 1% requerido, a pesar de de todos los intentos del Gobierno y el CNE para impedirlo.

Sin embargo, el país ha escuchado de parte de calificados voceros del Gobierno destempladas afirmaciones del siguiente talante: que esa recolección y validación de firmas es el “más gigantesco fraude en la historia electoral del país”; y que debido a ese supuesto fraude, el proceso revocatorio está “muerto” legalmente. Otro vocero afirmó: “La MUD no quiere referendo revocatorio porque no consignó los recaudos en el lapso establecido”; otro ejemplo: “¡El revocatorio es para revocar a gobiernos oligárquicos y no gobiernos populares, democráticos, como el que (Nicolás Maduro) preside! El artículo 350 es para rebelarse contra las oligarquías, como lo hicimos el 13 de abril”.

Para efectos de esta nota, en verdad no importa mucho quien dijo cada frase, todos sabemos que se trata de muy altos voceros del régimen, lo que realmente importa es el sentido de esas palabras.

La “reversión del discurso” –así lo llama la Profesora Graciela Soriano de García Pelayo–, es tomar las palabras y los hechos del otro y voltearlos, para acusarlo a él de aquello que tú haces. Simplemente, decir por ejemplo, que son los otros, los denunciantes de un hecho, los que hacen las cosas que están denunciando.

Buenos ejemplos de la reversión del discurso son: encarcelar y enjuiciar a manifestantes opositores, acusándolos de violentos, cuando todos vimos a la Guardia Nacional y a la Policía Bolivariana gasear y agredir a los manifestantes; tener –de acuerdo con las agencias especializadas– el gobierno más corrupto del mundo y que éste llame ladrones a los demás. Ser golpista confeso y rasgarse las vestiduras acusando y denunciando como golpista y traidor a la patria a “alguien” que supuestamente quiere darle un golpe de estado.

En materia de “reversión del discurso” se dice que los comunistas, los fascistas y los nazis –es decir, todos los totalitarios– eran y son unos expertos. Manejan, magistralmente, la propaganda y la agitación. Dos armas de una misma lucha.

Se entiende, dirán algunos, pues tienen que mantener el poder a sangre y fuego y darle una justificación ideológica a sus seguidores. No se puede reprimir y perseguir a la gente, así, sin más; hay que tener una “razón” para hacerlo. Por eso, mienten, ponen en boca de los demás lo que ellos dicen. Niegan lo que es evidente. Exageran acciones, respaldos y apoyos. Traen a colación argumentos inverosímiles, que de solo leerlos o escucharlos producen vértigo e indignación.

Un ejemplo clásico de “reversión del discurso” es afirmar que: “Yo entiendo que el presidente Macri quiera pedir libertad para estos violentos, porque sé que uno de sus primeros anuncios ha sido liberar a los responsables de las torturas, desapariciones y asesinatos durante la dictadura en Argentina”… y en el mismo discurso afirmar que “Usted está haciendo injerencismo (SIC) sobre los asuntos de Venezuela”, luego de que el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, pidiera, durante su intervención en la cumbre de Mercosur, la liberación de los dirigentes opositores que se encuentran presos en el país.

Y así pudiéramos seguir hasta el infinito, pero quizás el mejor ejemplo de la “reversión del discurso” lo tenemos en las convocatorias al “dialogo” por la “paz y estabilidad del país” que hace el Presidente de la Republica, tras insultar y perseguir a la MUD y sus voceros, encarcelando opositores e incluso amenazando con destituir a los representantes electos por la mayoría del pueblo en la Asamblea Nacional, desconociendo e irrespetando la decisión soberana del pueblo venezolano y a los venezolanos, sin admitir la grave situación de crisis económica y social que estamos viviendo.

@Ismael_Perez

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s