Varios Revocatorios

No es uno solo, son varios los referendos revocatorios que vamos a tener este año.

El primero, es un revocatorio compartido por todos los venezolanos, sin distinción; es ese que tenemos todos los días, cada vez que hacemos cola para comprar comida, medicinas, pan, o para esperar el autobús y la camionetica, sobre todo si esta lluvioso. Es un revocatorio que nos sale de lo más profundo, como el que nos sale cuando nos acordamos de los familiares y amigos que ya no están, porque fueron asesinados para quitarles dinero, un celular o un caro; o que se fueron de Venezuela, espantados por la inseguridad, el desabastecimiento, la mala calidad de vida, en búsqueda en otra patria de los que les permita realizar los sueños y construir el futuro de bienestar, progreso y esperanzas que su país les niega.

El segundo lo tendremos el 1° de septiembre (1S). Ese día por todos los caminos, las calles y avenidas, desde los entresijos de pueblos y ciudades, saldrá gente a pedirle al CNE que nos de un cronograma y una fecha para recoger el 20% de las firmas para manifestar la voluntad de millones de venezolanos que quieren revocar el mandato de Nicolás Maduro y su Gobierno.

No he conversado aun con la primera persona, sea amigo, conocido o simplemente un contacto casual en una de las tantas colas en las que vivimos, que me haya dicho que no va a asistir y no se sienta convocado y comprometido con la gesta ciudadana del 1S.

Ese día, si bien la actividad es para exigir un derecho constitucional, la consulta de un referendo revocatorio y la elección de gobernadores en este año, también será para protestar, para reclamar, para denunciar y expresar nuestra mayoritaria y multitudinaria voluntad de cambio que aspiramos como país.

Ese día marcharemos, nos concentraremos, participaremos como ciudadanos organizados a partir del hartazgo que supone pensar en un país donde se le ha destruido la industria, incluso la petrolera que en el pasado llego a ocupar el segundo lugar entre las mejores empresas petroleras del mundo, se ha destruido la agricultura, la ganadería, el turismo, la actividad pesquera, el comercio, etc. No hay sector ileso.

Nos acordaremos ese día de todo lo mucho que tenemos pendientes contra este régimen de oprobio. Nos acordaremos con indignación, pero sin resignación, de los alimentos y medicinas que faltan y los padecimientos para conseguirlos. Recordaremos con dolor, pero aspirando justicia por los familiares y amigos fallecidos a manos del hampa y la inseguridad, sin que ninguna autoridad asuma la responsabilidad de encontrar a los culpables. No olvidaremos el peregrinar en días, noches y madrugadas buscando un centro asistencial en donde recluirnos o recluir a un familiar para recibir asistencia médica, en un sistema de salud arrasado y destruido por la falta de recursos y la indolencia.

Nos acordaremos de los días en los que, como estudiantes, marchamos y protestamos pidiendo presupuesto para nuestras universidades, para pagarle un sueldo decente a empleados y profesores a fin de evitar lo inevitable, irlos perdiendo por la fuga de talentos hacia otros países que les ofrecen un salario decente y oportunidades de ejercer su profesión, su vocación, dignamente.

No dejaremos de tener presente los abusos de las autoridades policiales y judiciales cometidos contra los que osaron protestar y manifestar, aun cuando la Constitución –que se nos vendió como la mejor del mundo y muchos ni siquiera la aprobamos– les da el derecho de hacerlo.

Ese día, en ese segundo revocatorio, millones de venezolanos en Caracas y todo el país nos movilizaremos, cada quien como pueda, marcharemos o nos concentraremos para pedir a las rectoras del CNE que no sigan mintiendo a los venezolanos con supuestas normas inventadas y manipuladas para negar lo que la Constitución claramente establece como un derecho en su artículo 72: el derecho a revocar un mandatario electo.

El tercer revocatorio será cuando finalmente las rectoras del CNE se tengan que rendir ante la evidencia y la movilización de todo un país y se vean obligadas a fijar la fecha para recoger el 20% de las firmas que expresarán la voluntad de millones de venezolanos que solicitan se revoque el mandato de Nicolás Maduro.

Si quienes lo eligieron fueron un poco más de siete millones, quienes solicitaremos se convoque a un revocatorio para destituirlo seremos más de ocho millones, no solamente los cuatro millones que dice la norma.

En ese momento le diremos al Presidente Maduro: “Más de ocho millones estamos pidiendo que se convoque un referendo para destituirte. ¿Vas a esperar que lo hagamos, o tendrás la decencia y prudencia de renunciar para facilitar las cosas? Ese es el mensaje, claro, contundente e irrefutable que deben recibir el Presidente y su Gobierno.

¿Estarán, los seguidores del chavismo, que tienen alguna aspiración política hacía el futuro, dispuestos a hundirse con Nicolás Maduro en un referendo revocatorio? Creo que no, por eso ellos también deben recibir y recibirán el poderoso mensaje político del 20% de las firmas, que terminará con la muy precaria y moribunda legitimidad del régimen.

Por eso es tan importante la jornada del 1S, que le dará al país la clara indicación de que el Gobierno ha perdido, por muy amplio margen, la mayoría que alguna vez tuvo y que ahora se suma al clamor y la desesperación de un pueblo harto de un fracasado y pésimo Gobierno, convertido en el mayor fraude de nuestra historia republicana, que pretende emboscar un país y secuestrar su futuro.

@Ismael_Perez

 

El Revocatorio y su Alternativa…

Asistí el pasado sábado 13 al evento –Revocatorio + Regionales, Rol de la Sociedad Civil– organizado por la A.C. Grupo la Colina y la Asociación de Profesores de la UCV, que nos dejó una serie de precisiones y reflexiones importantes.

Quedó claro, más allá de cualquier incertidumbre, sobre todo las que intentó introducir la rectora Tibisay Lucena la semana anterior, que si hay voluntad política –o presión política, que para el caso es lo mismo– el Referendo Revocatorio (RR) se puede realizar este año. Fueron muy claros los expositores, José Luis Vera y Vicente Díaz, en aclarar todas las marramuncias y triquiñuelas que han intentado el Gobierno y el CNE para atrasarlo e inclusive suspenderlo indefinidamente.

Resumiendo, a la fecha del evento, sin contar lo que pase de ahora en adelante, se ha producido un injustificado retraso de 75 días por parte del CNE  que no tiene ninguna sustentación legal o normativa. Recordaron también los expositores, comparando con el RR del 2004 y otros eventos electorales, que el del 2004 se produjo después de un arduo proceso de negociación a través de la mesa de Negociación y Dialogo presidida por Cesar Gaviria, en ese momento presidente de la OEA. Tras dicha negociación, el RR 2004 fue convocado el 08 de junio de ese año y realizado el 15 de agosto, cuatro días antes de que se venciera el lapso de los 4 años del mandatario de entonces, Hugo Chávez Frías.

Quedó también claro, al hablar de las elecciones Regionales de Gobernadores y Asambleas Legislativas, que no hay problemas técnicos para organizar ambos eventos el mismo año, incluso el mismo día; y al efecto se recordó, que a partir del segundo semestre de 2012 se organizaron tres procesos electorales en el lapso de seis meses: la elección presidencial Capriles vs Chávez, en octubre de 2012, dos meses después las elecciones de Gobernadores y Asambleas Legislativa y en abril de 2013, elecciones Presidenciales tras la muerte de Hugo Chávez Frías; elecciones complejas, con muchos candidatos y circunscripciones y algunas de ellas con diferentes registros electorales, pues en unas votaban extranjeros y en otras no.

Con estos y otros argumentos y profusión de datos quedó desmentida la Rectora Lucena, o desenmascarada como pieza de la estrategia gubernamental y del PSUV, para entorpecer, retrasar o impedir el RR, que representa para ellos el deslave del chavismo, de su modelo económico y su salida del control político y económico del país.

Pero más allá de los puntos anteriores, que son importantes, a los presentes nos quedó con meridiana claridad otra reflexión muy interesante: Desde el punto de vista político, ¿En qué consiste en realidad el RR? La fecha del mismo deja de ser el tema crucial y me explico.

El RR no es un fin en sí mismo –afirmaba el ex rector Vicente Díaz– sino claramente un medio, para revocar un Gobierno y cambiar un oprobioso y fracasado modelo de gestión. No cabe duda que el RR es el medio más doloroso de decirle a los gobernantes actuales lo que el pueblo que los votó, piensa de ellos.

Es la propuesta del ex rector Vicente Díaz, que siendo, sin lugar a dudas, el RR un acto político, lo verdaderamente importante es convertir la fecha de recolección del 20% en la consulta popular sobre el revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.

A estas alturas del juego no hay forma de que la recolección del 20% no se lleve a cabo, lo más que puede ocurrir es que se corra la fecha. Pero, si en esa fecha se recogen mas firmas o voluntades de revocar que los votos que sacó Maduro en su elección, le estaríamos diciendo al CNE, al TSJ, a las Fuerzas Armadas, al Gobierno, al país y a la comunidad internacional, que el gobierno de Nicolás Maduro está en la práctica revocado. Quedaría solo por decidir la forma concreta en que dejará el poder.

Tiene todo el sentido este planteamiento y es una manera, también política, de resolver la emboscada en el que el CNE y el Gobierno pretenden situarnos. El objetivo, por lo tanto, es la fecha de la recolección del 20% y no tiene ya mucha importancia la fecha concreta en que se realice, porque será ya en la práctica el verdadero RR. Ese día o días, millones de venezolanos, más de los que votaron por Nicolás Maduro, nos movilizaremos para decirle al país y el mundo que hay la voluntad firme e indiscutible de revocar al actual gobierno.

Pero para lograr esta fecha de la recolección del 20% se debe intensificar y mantener la presión interna y la presión internacional, pues como sabemos la estrategia del gobierno es diluir los lapsos, retrasarlos lo más posible o simplemente eliminarlos y nada de raro tiene que extremen sus acciones, si la desesperación los colma, con por ejemplo, una decisión del TSJ en contra de la MUD.

Se impone en este momento que la oposición democrática y cada venezolano de forma individual tome conciencia de la necesidad de actuar, cada quien desde su espacio concreto, desde su ámbito específico, en la medida de sus posibilidades y campo de acción: partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil, gremios, sindicatos, estudiantes o personalidades individuales, debemos cada quien hacer lo que podamos para presionar por la fecha del 20%.

A cambio de la fecha para realizar el RR, dos fechas surgen en el panorama y son, por lo pronto más importantes, el 1 de septiembre y la fecha de la recolección del 20%.

Ya el régimen perdió y sigue y seguirá perdiendo cada día más legitimidad y apoyo entre sus propios partidarios, el país y el mundo, su permanencia en el poder solo es posible a través del abuso, la represión y la ilegalidad. La oposición ya es mayoría y su objetivo es la vía constitucional hacia el cambio democrático.

@Ismael_Perez

 

Revocatorio y Regionales

Si lo que buscaba era sorprender con sus declaraciones en la rueda de prensa del CNE el pasado martes, la Rectora Tibisay Lucena no sorprendió a nadie, y lo que sí logró fue convocar  a los opositores a cerrar filas en torno a la estrategia constitucional, pacifica, electoral y democrática que representa hoy a más del 80% de los venezolanos.

Fue muy claro para todos que las rectoras del CNE, particularmente su presidenta, son piezas claves de la estrategia del régimen, que como ya sabemos, es impedir a toda costa la realización del Referendo Revocatorio (RR), al menos en 2016.

Ya no podemos estar tan seguros de que la estrategia sea impedirlo del todo, pues parece que algunos sectores del chavismo, que tienen peso específico, pudieran estar dispuestos a que el RR se realizara en 2017. Estos sectores verían con beneplácito desembarazarse de Nicolás Maduro, a quien responsabilizan de la debacle en que está sumido el chavismo, pero sin perder el poder del todo.

A lo que apuntaban las declaraciones de Tibisay Lucena era a justificar ante los ojos de la comunidad internacional por qué los “lapsos” no dan para que el revocatorio se pueda realizar en 2016, no olvidemos que la invitación de la rueda de prensa era para el cuerpo diplomático, que no atendió la convocatoria y seguramente tampoco los sorprendieron las declaraciones de la Rectora. En efecto, si la recolección del 20% de las firmas es a finales de octubre y después hay que esperar casi cuatro meses por procesos de verificación y convocatoria, que se desprende de lo dicho expresamente y lo no dicho por Tibisay Lucena, el RR no podrá realizarse antes del 10 de enero de 2017, que es la fecha tope para que se revoque a Maduro y sean convocadas nuevas elecciones.

No voy a entrar en la discusión acerca de los “tiempos” de la Rectora y lo que dicen las normas en cuanto a lapsos y si es posible adelantarlos y acortarlos o no para que las fechas cuadren con lo que la inmensa mayoría de los venezolanos aspiramos, que el RR sea en 2016, pues creo que este no es un problema técnico, de normas o de plazos, sino un problema político.

Frente al tema hay tres posiciones, como ya he descrito, los que queremos un RR en 2016 para revocar a todo el Gobierno y convocar a elecciones presidenciales; los que desean que se realice en 2017, para salir de Nicolás Maduro, pero mantener el chavismo en el poder hasta el 2019; y desde luego, los partidarios de Maduro que desean a toda costa y a cualquier precio que no haya RR de ninguna manera y en ninguna fecha. Los primeros, los opositores, tenemos rostro, al igual que los terceros (Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello y su cada vez mas escuálido grupo), no está tan claro el rostro de los que aspiran a servirse del RR para salir de Maduro, pero mantenerse ellos en el poder, pero sí está claro que tienen fuerza y peso especifico y la prueba está en la intervención de Tibisay Lucena.

Ahora bien, ¿está Tibisay Lucena consciente y jugando la enmarañada estrategia del chavismo, de la cual es una pieza clave?, ¿o simplemente el descaro y el cinismo no llegan al punto de anular de una vez por todas el RR y se ve precisada a guardar algunas apariencias y prolongar el “juego”? Ese no es un punto fácil de dilucidar.

Lo que sí es cierto es que las piezas se tienen que seguir moviendo en este complicado ajedrez que se juega en varias dimensiones, con varios tableros y varios oponentes.

Si en la oposición queremos un RR “eficaz”, vale decir que conduzca a un fin del régimen y la restauración plena de la democracia, mediante un proceso electoral y democrático que elija un nuevo gobierno, tenemos que seguir apostando a la movilización y presión popular e internacional, que es lo único a lo que este Gobierno teme y que día a día se le hace más difícil manejar, manipular y controlar.

Está claro que la “precipitada” convocatoria a una rueda de prensa –para el Cuerpo Diplomático– fue debido a que la actividad prevista para el 1 de septiembre por la oposición, la Toma de Caracas, puso en jaque al régimen, que hasta ahora solo ha reaccionado tratando de desmoralizar con las fechas de la recolección de firmas y la perspectiva de posponer el RR hasta el 2017 o indefinidamente. Pero pronto comenzará a desplegarse la segunda parte de la estrategia del régimen: la atemorización, la represión pura y simple, a lo cual debemos anticiparnos.

Por eso, la estrategia opositora debe poner más piezas sobre el tablero, no solo la movilización para presionar la pronta realización del RR, sino otras que están a la mano y a las que también teme el Gobierno; me refiero a las elecciones regionales o elecciones de Gobernadores.

Hasta el momento es un tema que casi ha pasado por debajo de la mesa, apenas algunos voceros de la oposición lo han mencionado, pero en el Gobierno guardan silencio desde hace varios meses y el CNE ni siquiera lo menciona. Nada dijo al respecto Tibisay Lucena el pasado martes, a pesar de que estamos a solo cuatro meses de que se venza el periodo constitucional de los actuales Gobernadores y para cuya posposición y olvido el CNE y sus Rectoras no tienen excusa porque su programación y cronograma deberían haber sido ya anunciados al país y así debemos exigirlo, la omisión de esto es negligencia e incumplimiento flagrante del CNE.

La elección de los gobernadores, que es un evento independiente del RR, es sin embargo un complemento necesario del mismo. El régimen sabe que perderá cualquier proceso de elecciones que se realice y las regionales significan perder el poder en todos o casi todos los estados, que es para el chavismo un desmantelamiento de su control político y económico, el deslave de la practica hegemónica y totalitaria de su poder. Nada logramos cambiando solo al Presidente de la Republica si mantenemos en los estados del país a unos reyezuelos locales que solo obedecen la actual ideología del oprobioso socialismo del Siglo XXI o a sus propios intereses; y paradójicamente, mucho lograríamos remplazando del poder regional, en más de 20 entidades, el control del chavismo, aun cuando no se lograra el ansiado RR, que no es el caso.

La presión que hay que mantener, por parte de la oposición, sobre la realización del RR debe complementarse como un todo y como parte de la misma estrategia con la presión para realizar las elecciones regionales en el plazo constitucional establecido.

Referendo y Regionales, son indispensables caras de una misma moneda.

@Ismael_Perez

La Reversión del Discurso

Hay algo que evidenciamos día a día en nuestro país por parte del gobierno y sus voceros.

La oposición democrática al régimen chavista-madurista, a través de la MUD inició un proceso para convocar el referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro, de acuerdo a los parámetros que establece la Constitución Nacional.

Después de esperar más de un mes por la planilla establecida por el CNE para recoger las firmas, la MUD recogió el día que fue entregada y durante varios días más de dos millones  y medio de firmas de venezolanos que autorizamos a esta organización para que, en nuestro nombre, solicite que se recojan por lo menos el 20% de las firmas de los inscritos en el CNE para revocar el mandato del actual Presidente de la República. Es decir, la acción ciudadana espontánea se tradujo en la consignación de más de dos millones y medio de las firmas requeridas.

Todo el país fue testigo del enorme y exitoso esfuerzo realizado por la oposición para recoger dichas firmas. Hemos sido también testigos de las múltiples trabas y retrasos que el CNE ha interpuesto al proceso. También hemos escuchado a voceros del Gobierno –el Presidente Maduro, Jorge Rodriguez y Diosdado Cabello, entre otros– proferir amenazas, intimidaciones e insultos a los firmantes o referirse con sarcasmo a las dificultades que afrontaba la oposición. Todos hemos sido también testigos de las múltiples demandas y amparos interpuestos por seguidores del Gobierno para impedir e intentar bloquear el referendo revocatorio. El país, todo, ha sido también testigo del pesar de la rectora principal del CNE anunciando que se habían validado el 1% de las firmas en los 24 estados del país.

Sorteando y venciendo abusos, trabas, amedrentamiento, amenazas que convirtieron la gesta ciudadana –acompañada del liderazgo opositor– en una épica libertaria, más de cuatrocientos mil venezolanos válidamente reafirmaron su voluntad para autorizar a la MUD para iniciar el proceso revocatorio; muchos más del 1% requerido, a pesar de de todos los intentos del Gobierno y el CNE para impedirlo.

Sin embargo, el país ha escuchado de parte de calificados voceros del Gobierno destempladas afirmaciones del siguiente talante: que esa recolección y validación de firmas es el “más gigantesco fraude en la historia electoral del país”; y que debido a ese supuesto fraude, el proceso revocatorio está “muerto” legalmente. Otro vocero afirmó: “La MUD no quiere referendo revocatorio porque no consignó los recaudos en el lapso establecido”; otro ejemplo: “¡El revocatorio es para revocar a gobiernos oligárquicos y no gobiernos populares, democráticos, como el que (Nicolás Maduro) preside! El artículo 350 es para rebelarse contra las oligarquías, como lo hicimos el 13 de abril”.

Para efectos de esta nota, en verdad no importa mucho quien dijo cada frase, todos sabemos que se trata de muy altos voceros del régimen, lo que realmente importa es el sentido de esas palabras.

La “reversión del discurso” –así lo llama la Profesora Graciela Soriano de García Pelayo–, es tomar las palabras y los hechos del otro y voltearlos, para acusarlo a él de aquello que tú haces. Simplemente, decir por ejemplo, que son los otros, los denunciantes de un hecho, los que hacen las cosas que están denunciando.

Buenos ejemplos de la reversión del discurso son: encarcelar y enjuiciar a manifestantes opositores, acusándolos de violentos, cuando todos vimos a la Guardia Nacional y a la Policía Bolivariana gasear y agredir a los manifestantes; tener –de acuerdo con las agencias especializadas– el gobierno más corrupto del mundo y que éste llame ladrones a los demás. Ser golpista confeso y rasgarse las vestiduras acusando y denunciando como golpista y traidor a la patria a “alguien” que supuestamente quiere darle un golpe de estado.

En materia de “reversión del discurso” se dice que los comunistas, los fascistas y los nazis –es decir, todos los totalitarios– eran y son unos expertos. Manejan, magistralmente, la propaganda y la agitación. Dos armas de una misma lucha.

Se entiende, dirán algunos, pues tienen que mantener el poder a sangre y fuego y darle una justificación ideológica a sus seguidores. No se puede reprimir y perseguir a la gente, así, sin más; hay que tener una “razón” para hacerlo. Por eso, mienten, ponen en boca de los demás lo que ellos dicen. Niegan lo que es evidente. Exageran acciones, respaldos y apoyos. Traen a colación argumentos inverosímiles, que de solo leerlos o escucharlos producen vértigo e indignación.

Un ejemplo clásico de “reversión del discurso” es afirmar que: “Yo entiendo que el presidente Macri quiera pedir libertad para estos violentos, porque sé que uno de sus primeros anuncios ha sido liberar a los responsables de las torturas, desapariciones y asesinatos durante la dictadura en Argentina”… y en el mismo discurso afirmar que “Usted está haciendo injerencismo (SIC) sobre los asuntos de Venezuela”, luego de que el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, pidiera, durante su intervención en la cumbre de Mercosur, la liberación de los dirigentes opositores que se encuentran presos en el país.

Y así pudiéramos seguir hasta el infinito, pero quizás el mejor ejemplo de la “reversión del discurso” lo tenemos en las convocatorias al “dialogo” por la “paz y estabilidad del país” que hace el Presidente de la Republica, tras insultar y perseguir a la MUD y sus voceros, encarcelando opositores e incluso amenazando con destituir a los representantes electos por la mayoría del pueblo en la Asamblea Nacional, desconociendo e irrespetando la decisión soberana del pueblo venezolano y a los venezolanos, sin admitir la grave situación de crisis económica y social que estamos viviendo.

@Ismael_Perez