Oposición a tus Zapatos

Rodríguez Zapatero acaba de estar en el país para intentar una nueva ronda de “dialogo” entre Gobierno y Oposición. A juzgar por la información de prensa, no debió ser una visita muy exitosa, en términos de lograr el objetivo, pero más allá de lograr ese resultado, que no es una tarea fácil, se me ocurren algunos comentarios con relación a su gestión.

Rodríguez zapatero debería estar espantado, escandalizado, de ver una democracia en la cual el Poder Ejecutivo no solo controla todos los demás poderes, sino que los utiliza para amedrentar, perseguir y encarcelar a sus opositores.

Ese debería ser el primer tema de cualquier dialogo en el que se involucre un ex Jefe de Estado, que no necesita ganar algún espacio en la prensa y algo de efímera notoriedad radial y televisiva a costa de lo que sea. ¿Qué le van a explicar al señor Rodríguez Zapatero que él, su canciller y su embajador –en su momento– ya no le hayan explicado sobre la grave crisis en Venezuela?

El señor Rodríguez Zapatero sabe perfectamente lo que esta ocurriendo en Venezuela (o lo debería saber, que para el caso es lo mismo), pues para eso fue Jefe de Estado en un Gobierno que tuvo buenas relaciones con el gobierno de Chávez Frías, exceptuando aquel episodio del “Porque no te callas” del Rey de España mandando callar a Chávez Frías ante sus repetidas e irrespetuosas interrupciones a la intervención del líder del gobierno español, precisamente Rodríguez Zapatero, en una de las cumbres iberoamericanas.

El señor Rodríguez Zapatero sabe que la lucha de la oposición contra Chávez Frías fue la lucha por mantener la libertad, lo que quedaba del estado de derecho y rescatar la democracia de manos de un gobierno autoritario y militarista. El señor Rodríguez Zapatero sabe mucho más, pues conoce perfectamente a la oposición democrática venezolana. No puede haber olvidado o desconocer los lazos que unen al PSOE con Acción Democrática, ni puede desconocer la cooperación y apoyo que los gobiernos democráticos venezolanos y los partidos políticos venezolanos le brindaron a la incipiente democracia española al salir de la dictadura franquista. Se dice fácil, pero cuando el señor Rodríguez Zapatero aun no había nacido y España vivía todavía bajo la dictadura de Franco, en Venezuela ya teníamos democracia.

El señor Rodríguez Zapatero seguramente considerará a la suya una “realpolitik”, que lo lleva a cuidar los negocios españoles en cualquier parte del mundo; pero en el fondo todos sabemos —y él también— que eso no es mas que un eufemismo tras el cual se esconden alianzas y negocios sin atender a principios. Durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero, entre 2004 y 2011, las ventas de armas de España se sextuplicaron y Venezuela fue el comprador más importante fuera de Europa; Chávez Frías compraba armas y afirmaba estarse “armando para preservar la paz” y levantaba cortinas de humo mientras continuaba haciendo extraordinarios negocios con empresas multinacionales norteamericanas, vendiéndoles petróleo a los imperialistas, comprando todo tipo de maquinarias, insumos, alimentos y materiales, mientras gastaba millones de dólares en hacer lobby, apareciendo como un Robin Hood criollo regalando combustible de calefacción a los pobres en la zona de Brooklyn en Nueva York, para mejorar la imagen de su Gobierno en los Estados Unidos.

Por supuesto que nadie creyó (como nadie cree ahora) que el gobierno de Chávez Frías se defendía de una supuesta invasión de los Estados Unidos con cuatro corbetas y seis aviones que le estaba comprando a España, al final del gobierno de Rodríguez Zapatero, ni siquiera juntándolos con los cien mil fusiles que se negociaron con Rusia. Y el señor Rodríguez Zapatero, tampoco se lo creyó.

Pero nosotros si sabemos que todo ese armamento para lo que fue utilizado y se utiliza es para amedrentar y reprimir a los que osan oponerse a los desmanes del Gobierno. O servirá para apertrechar a las “milicias” que ha formando el régimen desde Chávez Frías, al margen del ejercito regular y que, como ya hemos visto en otros países, son milicias que solo sirven para ensangrentar y empobrecer más a los pueblos, para atemorizarlos y para mantener su control a través de la fuerza por parte de los gobiernos de turno.

El señor Rodríguez Zapatero sabe todo eso; precisamente por eso es que él necesita reunirse también con la oposición democrática: Para dar muestras de amplitud, para decir que se reunió con todos, que no solo escucho al Gobierno de Nicolás Maduro, heredero de Chávez Frías, sino también a los opositores.

La oposición debe dialogar, siempre hay que dialogar, pero con cuidado de no prestarse a ningún juego que solo sirva para ganar tiempo o tranquilizar conciencias “socialdemócratas” de ex jefes de estado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s