Liderazgo II: Reflexiones sobre el Liderazgo

Como continuación de mi artículo de la semana pasada (Liderazgo I: Reflexiones sobre Chávez Frías, ND, 06.02.2016), dejaré al final, sobre la mesa, dos reflexiones.

Cuando se comienza a hablar insistentemente de un reemplazo del actual poder, hay que comenzar a plantearse el tema del liderazgo. Para ello es preciso reconocer que tenemos en nuestra cultura política y valores enraizados una serie de vicios, entre ellos una mentalidad autoritaria y caudillista. Así, autoritario y caudillista, era sin duda el estilo de liderazgo del fallecido Presidente Chávez Frías, que analicé la semana pasada. La única manera de enfrentar esto es mediante líderes –nótese el plural– o una organización que pueda nuclear y articular a su alrededor diferentes intereses; pero lo preocupante es que al liderazgo autoritario, expresión de la sociedad en que vivimos, algunos le quieren oponer uno de la misma raigambre y se desesperan si no aparece a tiempo.

En épocas de crisis solemos buscar al líder equivocado, a uno fuerte, de oratoria filosa y demoledora, con las respuestas en el bolsillo, con decisiones y un claro y distintivo ofrecimiento de un futuro fácil; alguien que nos diga de manera clara a donde ir y que convierta en simples algunos de los duros problemas que confrontamos. Este es un estilo de liderazgo producto de la imagen que el venezolano tiene de la sociedad que vivió hasta hace poco, la de la bonanza petrolera y de los subsidios a granel y mansalva. Es la del líder que con sus desplantes nos fuerza a seguir su visión. La influencia es su marca distintiva.

Yo rechazo ese liderazgo. Ese es el líder que negocia con componendas, contando y midiendo fuerzas, que un día es derrotado y el otro gana y se toma la revancha. No le importan las causas, las metas, ni los objetivos, lo que le importa es la “eficacia” del poder.

Reivindico otro estilo de liderazgo; el del liderazgo que reta y así obliga y moviliza a un grupo humano, a una comunidad a confrontar sus problemas; un liderazgo que mida su éxito en el progreso que alcanza el grupo que lo sigue en la resolución de sus problemas. Un liderazgo que interactúa, que influencia y se deja influenciar por la sociedad en la que está inserto. Un liderazgo que se define más por la actividad que desarrolla, que por su posición en la estructura social u organizativa que detenta. Ese liderazgo negocia consciente de que hay múltiples intereses en juego y que todos deben ser atendidos, pero que no cae en la componenda y en el arreglo para mantener su cuota de poder.

La tarea del momento es encontrar esos líderes –nótese nuevamente el plural– y formarlos sólidamente, no encontrar simplemente alguien a quien seguir para que nos libre de lo que estamos rechazando.

La tarea, aunque sea inmediata y del momento, es para un país viable de largo plazo. Es para fortalecer el sistema democrático, la democracia interna de los partidos políticos y de las organizaciones de la sociedad civil. Es crear y tomar espacios para la participación. Es una labor política, pues se corona y empieza con la toma del poder, pero con una mentalidad diferente.

Es también una tarea que requiere inversión de recursos y de dinero; para generar riqueza y democratizar estructuras de capital que generen producción y empleo y acaben con la pobreza. Es una inversión en educación y formación de valores al logro. De crear mentalidad de competencia que entienda que estamos en un mundo de intereses diversos que se deben conciliar y no aplastar. Es una tarea de tiempo para luchar contra la mentalidad autoritaria y caudillesca inserta en nuestros partidos políticos y organizaciones sociales. Esas son las tareas de los tiempos que vivimos, que se manifiestan de muchas maneras y son tareas políticas.

En cuanto al liderazgo personal, en la oposición hay una variada oferta de líderes, nada más entre los que suenan o han sonado como presidenciables están: Diego Arria, Ramón Guillermo Aveledo, Julio Borges, Henrique Capriles, Henry Falcón, Antonio Ledesma, Leopoldo López, María Corina Machado, Pablo Pérez, Henry Ramos, Manuel Rosales y varios más que están en un segundo plano. ¿Cuáles de estos reúnen las características del liderazgo alternativo del que venimos hablando y cuáles deben continuar en el proceso personal de formación? Esta es la primera reflexión que dejo.

En el lado del gobierno se reparte el liderazgo de corte tradicional y populista –el que adverso– en dos grandes polos, sin muchas diferencias: Maduro y Cabello, con algunos, escasos y muy contados, que intentan surgir, sin éxito, credenciales o apoyo popular, además de que la demoledora estructura autocrática creada por Chávez Frías no les permitirá surgir: Aristóbulo Istúriz, Héctor Rodríguez, Jorge Rodríguez y eventualmente algún militar, pero es una oferta a la que, en cualquier caso, le falta el carisma que sin duda tenía Chávez Frías.

Desde el punto de vista del liderazgo institucional, del lado oficial no hay mucho de donde escoger, el Gobierno aplasta al PSUV irremisiblemente. Del lado opositor aunque la situación parece algo más compleja, en realidad no es así, pues la MUD parece haberse difuminado –dando crédito a los que le atribuían un mero carácter electoral– y surge ahora la Asamblea Nacional, los diputados, como nuevo centro de poder. Pero, ¿Puede la Asamblea asumir ese papel de liderar la reforma económica que conduzca al país por un nuevo camino, conjuntamente con el liderazgo político que nos lleve a una transición política, cuanto antes? Y esta sería la segunda reflexión; y así, dejando en el aire dos gruesas preguntas finalizo momentáneamente esta reflexión sobre el liderazgo.

@Ismael_Perez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s