El Ciudadano y el 6D

El ciudadano, como primer interesado en la eficacia de su voto y en los resultados de cualquier votación, es el primer y más importante actor, observador y guardián de cualquier proceso electoral.

En los tiempos que corren, para que esto sea así, se deben tener algunos conocimientos básicos de los procedimientos electorales y las normas que rigen el proceso. Cuando este artículo aparezca, estaremos en vísperas de un importante proceso electoral y por ello no está de más repasar los conceptos fundamentales de unos pocos aspectos electorales, pero que pueden ser muy significativos.

Lo primordial es recordar que, la cédula de identidad laminada, aunque esté vencida, es el único documento válido para votar, según el Art. 125 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales, LOPRE. Ni pasaporte, ni licencia de conducir, ni comprobante, ni fotocopia de cedula.

Pasemos revista ahora, brevemente, a algunos hechos que han sido motivo de trampas o intentos de las mismas en pasados procesos electorales:

– Secreto del Voto. Este es el primero y más importante de los factores con que el oficialismo intenta amedrentar y desestimular el voto opositor. Ya hemos dicho en artículos anteriores (Fraude Electrónico y Secreto del Voto, Noticiero Digital 06 de Nov. De 2015) que no-hay-manera-de-que-nadie-sepa por quién vota otra persona y la mejor prueba es que algunos altos funcionarios públicos han propuesto que empleados de organismos públicos y empresas del estado tomen una foto del voto en la máquina de votación, para demostrar por quien se está votando. Si de verdad supieran por quien votas esto no sería necesario.

Semejante acto no es algo retórico, es un delito, pues podría considerarse una coacción al voto, según el Art. 126 de la LOPRE, además está expresamente prohibido que se utilicen en el acto de votación equipos fotográficos, de video, celular, o cualquier otro equipo electrónico audiovisual (Art. 292 de la LOPRE).

De tal manera, que quien coaccione el voto o quien tome fotografías o imágenes, podría ser impuesto de multa de 500 a 700 Unidades Tributarias (UT), o arresto proporcional, si es que acaso no se pudieran aplicar otras sanciones. Y quien concurra con cámara fotográfica, celular o cámara de video a fotografiar o grabar el proceso en el centro de votación, puede ser multado con una cantidad entre 20 y 60 UT.

– Captahuellas. Otro elemento importante a considerar se deriva del uso de las captahuellas y el temor de algunos ciudadanos de que el paso por las mismas pueda impedirles el derecho al voto, en el caso de que su huella no fuera reconocida.

Al respecto, es bueno que se sepa que de acuerdo con el Art. 127 de la LOPRE, es también un delito impedir que ejerza su derecho al sufragio, al elector o electora que aparezca en el cuaderno de votación. De manera que, si la captahuella no es capaz de reconocer a un elector, si éste aparece en el cuaderno de votación, nadie puede impedir que ejerza su derecho al voto y quien lo haga estaría sometido a las sanciones que ya hemos descrito: multa de 500 a 700 UT o arresto proporcional.

En caso de que la captahuella no identifique a un elector, simplemente se levanta un informe de la incidencia y el elector pasa a ejercer su derecho al voto sin ninguna restricción.

– Acompañantes. Toda persona con alguna incapacidad física, sea visual o de movimiento, o simplemente una persona mayor, tiene el derecho de solicitar que alguien, usualmente de su confianza, lo acompañe y ayude a ejercer su derecho al voto. De esta disposición legal se han valido en el pasado para establecer la modalidad de que una persona “ayude” a votar a varias personas, acompañándolas en el momento en que ejercen su derecho al voto detrás del paraban y asegurándose así de que votan “adecuadamente”.

Pues bien, el Art. 128 de la LOPRE y el 291.2 del Reglamento General de la LOPRE, RLOPRE, establecen que constituye delito electoral, sancionable, acompañar más de una vez a cualquier votante –supuestamente discapacitado– a que concurra a ejercer su derecho al voto. Por tanto, una persona solo puede acompañar una sola vez a alguien a votar.

– Hora de cierre de las mesas. Esta ha sido una de las trampas más recurrentes del sector oficialista; apoyados por las FANB, en pasados procesos electorales forzaban o intentaban forzar a mantener las mesas y centros abiertos hasta tarde en la noche, para favorecer así su actividad de “acarreo” de votantes, amparados en el cansancio de testigos opositores y el temor de permanecer hasta altas horas en centros inaccesibles o ubicados en zonas peligrosas.

La Ley es muy clara al respecto, los Art. 121 de la LOPRE y 308 del RLOPRE, establecen que las mesas electorales funcionarán de seis de la mañana (6:00 a.m.), hasta las seis de la tarde (6:00 p.m.) del mismo día y se mantendrán abiertas, solamente, mientras haya electores y electoras en espera por sufragar.

No es necesario esperar algún aviso del CNE para el cierre de las mesas. Cada mesa electoral, específicamente su Presidente, tiene autonomía para tomar esta decisión, según lo establece la norma electoral, evitando así que se prolongue innecesariamente un horario que podría permitir todo tipo de irregularidades.

– Verificación Ciudadana. Que es la confrontación del contenido de la caja de comprobantes de votación con los datos reflejados en el Acta de Escrutinio y que solemos llamar auditoría; es un acto público, de acuerdo al Art. 440 del RLOPRE, que puede ser presenciado por los electores, sin ninguna restricción, más que las limitaciones derivadas del espacio físico donde funciona la Mesa Electoral. El no permitir que esto ocurra es una falta sancionable con multa entre 500 y 700 UT. Recuerden que la norma electoral establece que el sorteo de las mesas que se van a auditar o verificar se debe hacer después de que todas las mesas hayan cerrado.

Seguir enumerando aspectos que el ciudadano, en su rol de observador y guardián podría controlar sería demasiado largo, por eso concluyo con un aspecto práctico relativo a las denuncias de las irregularidades, las descritas u otras.

De acuerdo con el Art. 227 de la LOPRE, todo ciudadano o ciudadana podrá denunciar ante el CNE, a la Comisión de Participación Política y Financiamiento o por ante las Oficinas Regionales Electorales correspondientes, cualquiera de los delitos, faltas o ilícitos electorales previstos en la Ley, así como constituirse en parte acusadora en los juicios que se instauren por causa de esas mismas infracciones.

Los Art. 225 y 226 del RLOPRE establecen que cualquier denuncia sobre delitos o faltas electorales, en cualquier momento o etapa del proceso, se interpondrán por escrito y deberán contener: La identificación del denunciante o de quien actúe como su representante, con expresión de los nombres y apellidos, número de cédula de identidad, domicilio, nacionalidad y profesión, así como del carácter con que actúa, y acompañar de:
– La narración sucinta de los hechos o actos que constituyen la presunta infracción.
– La identificación, de ser posible, de la persona presuntamente responsable.
– Lugar donde se verificaron los hechos o actos denunciados.
– Copia de los soportes o anexos tales como: videos, fotografías, cintas y otros.
– Firma del denunciante o, de quien actúe como su representante, y dirección donde se practicarán las notificaciones.

El control ciudadano de los pocos aspectos descritos hoy, puede ser de gran ayuda para la fluidez del proceso electoral del próximo 6D y de una contundente victoria opositora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s