Partidos Políticos y Ciudadanos

Aunque no lo parezca, la campaña electoral se inicio y los protagonistas innegables son los partidos políticos; sin embargo, la sociedad civil, el ciudadano movilizado y activo en política, han sido protagonistas innegables durante los últimos 16 años en la resistencia al régimen chavista, de allí que sea indispensable continuar evaluando el papel de los partidos en la integración a la política de ciudadanos y sociedad civil.

Más allá de las dificultades comunicacionales y la carencia de medios libres para llevar un mensaje político opositor, para nadie es un secreto el desconcierto que vive la mayoría de los venezolanos de oposición, ante lo que consideran una falta de respuesta política inmediata y eficaz al acontecer diario por parte de los partidos, los políticos o sus organizaciones coordinadoras, ahora la MUD, antes la Coordinadora Democrática.

Si buscamos un referente en cuanto a cierta ruptura ciudadanos/partidos, aunque no sea la única causa, debemos remontarnos once años, al 16 de agosto de 2004, y reconocer que la mayoría de la oposición amaneció ese día pensando que fuimos víctimas de un fraude el día anterior, en el escrutinio del refrendo revocatorio, que sin duda fue el hito más importante hasta ese momento en la resistencia al régimen chavista. Independientemente de que lo del fraude fuera cierto o no —soy de los que piensa que no— lo que sí es cierto es que muchos votantes de la oposición sintieron un vacío de liderazgo y de poder desde la noche del 15 de agosto, del que todavía no nos hemos repuesto completamente.

Amanecimos el 16 de agosto y los días subsiguientes, azotados por una gran resaca y confrontando además una gran y dilemática paradoja: Si las elecciones habían sido fraudulentas, ¿Cómo es que no pudimos defender otro resultado y qué sentido tiene continuar la vía electoral si de todas formas nos harán trampas? Si no hubo fraude, ¿Cómo fue que nos derrotaron contra todos los pronósticos y después del trabajo intenso de movilización de la sociedad civil? Esas eran las preguntas que probablemente se hacía y se hace un “ciudadano movilizado” tras casi cinco años de lucha, los tres últimos muy intensos, frustrado en sus aspiraciones y sin una guía clara de acción o un proyecto político inmediato. Y con la sospecha de que los partidos de oposición no le ofrecen ni una estructura ni alternativa aceptable.

A todo esto hay que sumar las acciones directas del régimen chavista en contra de ciudadanos, sociedad civil y partidos durante los 11 años subsiguientes: persecución de partidos, exilio y encarcelamiento de sus líderes, falta de financiamiento, eliminación de medios de expresión, amedrentamiento, intimidación, soborno de militantes y encarcelamiento de ciudadanos, abusos del poder, uso ilegal de los recursos del estado, impunemente, en los procesos electorales y un largo etcétera. Frente a esto, sin menospreciar esfuerzos, muchos venezolanos piensan que la respuesta de los partidos ha sido casi meramente mediática o de ese, tan de moda, hacer política por Internet o de acuerdo a lo que dictan las encuestas y los “opinadores” de medios de comunicación y redes sociales.

El voto nos une a sociedad civil y ciudadanos con partidos y políticos; pero al mismo tiempo nos separa. Para los partidos y políticos el voto es fuente de poder y legitimación; para los ciudadanos y la sociedad civil es fuente de representación y control. Como nunca en las próximas elecciones regionales esos dos objetivos se van a expresar y mostrar sus compatibilidades e incompatibilidades. Los partidos son los que tienen los candidatos y su libertad para decidir si continúan o no en el proceso. Saben que no participar es poner de lado uno de sus objetivos fundamentales: La conquista del poder mediante el voto. Para algunos candidatos, es incluso algo más, una buena parte de su razón de ser, de su modo de vida. Ellos tienen la maquinaria, tienen los candidatos, tienen el poder de negociación formal como actores del proceso, pero no tienen los votos. Los votos los tienen los ciudadanos; de manera dispersa, poco articulada, sin ninguna sincronización, pero allí están y al ciudadano se le debe convencer de acudir a un proceso en el que su voto tenga algún valor.

Constituye un reto, para los partidos y los líderes del momento, descifrar este crucigrama y armar el rompecabezas e integrar a un ciudadano, que no quiere alejarse más de la política, de lo público, pero que no se les puede seguir atrayendo con viejas consignas de partidos, llamémoslos históricos, de masas, inspirados en el centralismo democrático leninistas, o tratando de sacarlos de su ambiente inmediato de trabajo y de vida para intentar que “participen” en ambientes extraños a su cotidianeidad.

Para dar respuesta a este “ciudadano movilizado” eran y son necesarios nuevos esquemas de organización política, más cónsonos con la realidad globalizada que vivimos, menos centralizados, más interactivos. Sabemos que esto no es fácil, pero hay algunos ensayos importantes y exitosos.

Hay la tendencia en algunos países de apuntar hacia un esquema de partidos u organizaciones políticas, diferentes a los partidos históricos, de “cuadros”, que tenemos actualmente. Tendencias que apuntan a organizaciones que se basen en núcleos muy activos de militantes o dirigentes y una enorme periferia que se activa y desactiva de acuerdo con circunstancias concretas y en ambientes específicos. No sacan al ciudadano de su “ambiente” natural, cotidiano, de trabajo y vida en el cual se desenvuelve. De esta forma, los individuos, los ciudadanos, se mantienen activos y ligados al contexto general, pero desde su propio medio local, parcial y limitado, el cual conocen a la perfección.

Es la organización que corresponde a un mundo globalizado; donde la globalización es un hecho, un dato, una realidad tecnológica, la forma en que se organiza la producción a nivel mundial y no simplemente una opción económica. Se trata entonces de resolver la paradoja organizativa de los últimos años: antes se nos decía, piensa globalmente y actúa localmente; ahora el reto es pensar localmente y actuar globalmente. ¿Estarán nuestros partidos políticos en capacidad de darnos esa respuesta organizativa? ¿Estaremos los ciudadanos en capacidad de comprender esa convocatoria y ese papel? Hace unos meses, esa era la gran duda, ahora es todo un reto.

Tras lo que ocurra el 6D, el “ciudadano movilizado”, los más conscientes entre ellos, tienen que asumir el reto de integrarse a la vida política del país, desde una perspectiva organizada. Tienen que comprometerse a encarar formulas que disputen el poder y que comiencen a representar, de manera real, las distintas opciones que dicen encarnar. Tienen que pasar de la representación “técnica”, basada en el conocimiento y el “saber” o la capacidad gerencial, a una representación basada en el voto.

En otras palabras, debemos evaluar si no ha llegado el momento de que convirtamos a tantas ONG dedicadas en la practica a la política, en verdaderas organizaciones políticas y a sus directores y funcionarios, en lideres y dirigentes, que con sus estilos, modos de trabajo, sin apartarse de las comunidades educativas, laborales y vecinales a las que pertenecen, se lancen a la predica de sus ideas política y a la caza de adeptos para su causa. Que establezcan alianzas políticas y electorales con otras organizaciones similares, incluso partidistas, para tener acceso a otras áreas a las que no tengan acceso.

Esa inyección vital que se le daría a la política y a los partidos podría ser un gran estimulo para su supervivencia y para el rescate de la democracia, de lo contrario continuaremos viendo el declive de los partidos, tema del que me ocupare en un próximo articulo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s